Diablo

Game Logo

Website: http://en.wikipedia.org/wiki/Diablo_(video_game)

Trailer:

Review de Kartones

NOTA: La review (y el trailer) se basan en un mod del juego llamado Belcebub / "Diablo 1 HD Mod". Este mod permite no solamente resoluciones mayores, algunas mejoras gráficas (como luces de colores) y fantásticas mejoras en la interfaz para hacerlo más parecido a Diablo II, sino que añade un montón de objetos y enemigos nuevos (y hasta un sistema de crafting!), nuevas quests y escenarios y hasta nuevos personajes. Por respetar el original ni he utilizado ni mencionaré los añadidos nuevos.

NOTA 2: La review tampoco contempla la expasión pseudo-oficial Diablo: Hellfire que salió en 1997, aunque el mod mencionado en el párrafo anterior incluye casi todo lo que esta expansión y mucho mas contenido (incluyendo contenido de la beta reconstruido).

1996 fué un año brutal para los jugones, ya que salieron muchas joyas. Diablo fue una de ellas, no porque fuera producto de la ya conocida empresa Blizzard (por el exitoso Warcraft e inminente Warcraft 2), sino porque consiguió acercar el género del roguelike a un público normal, además de convertir esos juegos representados con símbolos ASCII y caracteres en algo visualmente espectacular para la época. Del desarrollo del videojuego no hablaré pero incluso existe un libro en inglés que cuenta toda la historia y es bastante interesante.

Diablo nos sitúa en un mundo oscuro de fantasía, donde un desconocido héroe llega al pueblo de Tristam, donde parece que ha sucedido algo en la catedral y las fuerzas del mal se han apoderado de ella y amenazan con salir a la superficie. Pudiendo elegir ser un guerrero, una arquera o un mago, a lo largo de 16 niveles nos adentraremos en las profundidades y lucharemos con centenares de enemigos hasta intentar derrotar al mismísimo señor de la oscuridad, Diablo.

Con esta premisa nos ponemos a la tarea de recorrer estupendos niveles generados aleatoriamente (aunque hay fragmentos que se repiten), con distintas ambientaciones (mazmorras, cuevas... hasta llegar al mismísimo infierno). Cada nivel tiene decenas y decenas de monstruos, cambiando no sólo de nombre color y aspecto, sino de habilidades, resistencias y tácticas de ataque: Los enemigos a distancia puede que huyan si nos acercamos, mientras que los demonios cornudos nos embisten y los magos nigromantes se teleportan e invocan de entre los muertos esqueletos. El juego se maneja íntegramente con ratón, aunque hay atajos de teclado vitales si queremos salir con vida. Estos atajos permiten desde abrir el mapa o intentario, hasta cambiar entre el set primario de armas y uno secundario (por ejemplo para cambiar de espada y escudo a un arco o bastón mágico) o usar las pociones que nos permiten recuperar vida y/o maná. El juego era tan frenético que en su día no fui el único de entre mi grupo de amistades que rompió el botón izquierdo de un ratón malucho de tanto pulsarlo...

Screenshot

Como ya he comenado al principio, la gracia de Diablo es que convertía un RPG de los difíciles en algo atractivo. Una interfaz sencilla de controlar, pocos atributos a gestionar (aunque había algunas fórmulas y números, aprendías sobre la marcha todo), hechizos sencillos de comprender y no limitados a una única clase... esto cambiaría en futuros juegos de la saga, pero aquí nada te impide tener un guerrero-arquero-mago si distribuyes bien los puntos entre fuerza, destreza, magia y vitalidad (y mediante unos libros que te enseñan "niveles de hechizos"). El inventario es sencillo de gestionar (aunque pesado como pocos, ¡hasta el dinero ocupaba lugar!) y enseguida comprendes el sistema de niveles de magia, atributos de los objetos, etc.

Hay multitud de enemigos, si, aunque muchos se parecen y solamente cambia el que la versión "roja" a lo mejor es resistente al fuego, o la versión "azul" al frío, pero al ser cambios visuales queda muy vistoso y terminas reconociendo cada tipo de enemigo a simple vista tras unas horas de jugar. Además hay jefes especiales, tanto "mandos intermedios" como bosses puros y élites, todos ellos mucho más peligrosos y resistentes, pero también con jugosos premios para el que los derrote. Y es que en el fondo Diablo personifica el juego de la avaricia. Da igual cuánto juegues que siempre quieres seguir, bien para conseguir más dinero, bien para ver si encuentras objetos aún mejores: Una espada con más daño o que haga daño de fuego, un arco que congele enemigos, un bastón curativo con 20 cargas... Los enemigos al morir podían dejar todo tipo de objetos, pero los mágicos eran el verdadero gancho del juego: ¿Existirá una armadura mejor que la que llevas? ¿Te quedas la espada nueva que roba vida o la maza que tienes y aturde al impactar? Es como jugar al Dungeons & Dragons de forma muy simplificada.

El juego tiene multiplayer, aunque no lo he probado esta vez y desconozco si se mantiene el soporte online en Battle.net. En su día tenía que ser la leche en cooperativo, pero el internet limitado y de baja velocidad me impidió probarlo. Mis amigos y yo nos picábamos contándonos los objetos que encontrábamos según avanzábamos y luego nos pasábamos de nuevo el juego en cada nivel de dificultad superior. Y más adelante cuando aprendimos a hacerlo, con el famoso "dupeo de objetos" nos pasábamos cosas de unos personajes a otros ;)

Screenshot

Gráficamente, en su día resultaba increíble... acostumbrados a RPGs con gráficos normalmente pixelados y de baja resolución, esos modelos 3D renderizados a sprites en 640x480 lucían de maravilla. Las animaciones estaban cuidadísimas, la iluminación dinámica y la variedad de colores de los enemigos, la cantidad de objetos diferentes no sólo en nombre sino hasta en el gráfico/dibujo... y todo sin olvidar que cada una de las tres clases tenía 3 sets de gráficos, según llevaran armadura ligera, media o pesada. Hoy en día ver vestirse a nuestro personaje con exactamente lo que llevamos es normal, pero en ese entonces ponerse una armadura negra y ver que el guerrero se vestía igual generaba mas de un "ohhh". Además el juego si te funcionaba iba siempre fluido, al ser 2D o no te iba o te iba perfecto. Y aunque los vídeos si han envejecido mucho, todos recordamos con cariño la introducción (¡y el inesperado final!).

El audio también está muy cuidado. Nuestro personaje hablaba para sí mismo, y la mayor parte de los personajes no jugadores (NPCs) que nos contaban cosas lo hacían no sólo con texto en pantalla sino también con voces, bien actuadas y variadas. La música también se ha convertido con el tiempo en un clásico, con sus acordes de Tristam fácilmente reconocibles por cualquiera que haya jugado a Diablo. Incluso a fecha de hoy la calidad del sonido en general es más que aceptable.

La dificultad del juego estaba muy bien calculada, los primeros niveles cuestan muy poco, pero alrededor del nivel 10 las cosas comienzan a ponerse durillas. Entonces es cuando toca comenzar a fijarse en las resistencias mágicas (al fuego, electricidad, etc.) y a hacernos falta un arma a distancia para las esquivas súcubos. Los action-RPG son un género que te tiene que gustar, pero si es así, con este juego se te van las horas sin querer, ya que aunque llegues al nivel máximo (50) el afán de conseguir mejores objetos o pasártelo en los niveles de dificultad más gordos invita a a seguir dándole. Es como una droga dura... Y si usais el HD Mod la dificultad sube a niveles muy serios (es imposible matar a Diablo sin nivel 3X y muy buen equipamiento como mínimo). Con el juego clásico unas decenas de horas no os las quita nadie, aunque depende del personaje, estilo de juego y como no, del azar en los objetos que os toquen.

NOTA: HD Mod introduce un montón de sets, objetos únicos y hasta un sistema de crafting, alargando mucho el replay value más allá de las quests y niveles restaurados.

Como pegas... pues que los años no pasan en balde, aun con mods se echan de menos mecánicas más refinadas de los juegos actuales, gestionar el oro es muy pesado y aburrido, y tarde o temprano la limitada variedad de enemigos se nota. Además a la larga terminas con personajes algo overpowered (de nuevo, el mod arregla esto si decidís ponerlo). Y en multiplayer ni se os ocurra jugar con desconocidos ya que por desgracia se hackeó entera la lógica y el juego es muy trucable, asique probablemente os mataran o, en el mejor de los casos, tendríais a un tipo super-dopado con el que no iba a ser muy divertido jugar...

Screenshot

Conclusiones

Un clásico para el que el tiempo no pasa. Aunque ciertos aspectos resulten ásperos para los tiempos que corren, sigue siendo un vicio como pocos, además de tener una carga sentimental que hace que no pueda ser imparcial. Si no lo has jugado, hazte con él como sea porque es historia.


Categories: PC [rpg]

Post date: 2014-12-29