Hand of Fate

Game Logo

Website: http://defiantdev.com/handoffate.php

Trailer:

Review de Kartones

Ví por accidente este juego en Steam, y me atrajo su curiosa descripción: Un juego de rol que mezclaba deck building con combates en tiempo real. Aprovechando una oferta de rebaja de Steam (con el motivo de que está a punto de salir de Early Access) decidí arriesgarme... y ¡qué bien que he hecho!

Screenshot

Hand of Fate es un meta-juego, en el sentido de que nosotros somos un ente que ha llegado a una especie de mazmorra a jugar contra un misterioso encapuchado personaje (el Dealer) a un juego de cartas que dice haber inventado y llegar mucho tiempo perfeccionando. La meta del modo campaña es derrotarle a base de salir victoriosos en partidas de creciente dificultad contra 12 de sus sicarios (jefes "final de fase" vamos), a modo de niveles. Para ello, elegiremos las cartas que compondrán dos mazos, los de equipamiento y el de criaturas y encuentros, a los que luego el Dealer añadirá determinadas cartas según contra qué sicario nos enfrentemos, y si hemos derrotado a ciertos jefes ya, hay determinados modificadores de dificultad y objetos para la partida (un "set" de modificadores por cada 3 bosses derrotados), aportando desde mejor equipamiento para nosotros o dinero extra, hasta enemigos más resistentes, poderosos o con habilidades especiales (esqueletos que se regeneran, etc.).

Una vez comienza la partida, se forma un "nivel" colocando cartas en un determinado orden, y nosotros movemos a la miniatura que nos representa donde queramos (a veces no hay mucho donde elegir salvo seguir adelante o volver atrás, otras veces hay varios caminos). Cada movimiento cuesta una unidad de comida; partimos con 15 de comida, y si llegamos a cero morimos de hambre, luego hay que medir mucho nuestros pasos. Podremos conseguir comida extra en tesoros, acontecimientos o comprando en las tiendas que hay por las mazmorras, pero por norma o acumulamos y controlamos mucho o perderemos más partidas de hambre que por derrotas en combate.

Además, nuestro personaje tiene vida, 100 de partida, la cual baja por trampas, sucesos o más frecuentemente, en encuentros con monstruos. Cada vez que comemos una pieza de alimento recuperamos 5 puntos de vida, pero salvando eso y determinados hechizos o las tiendas, no hay otra forma de curarse. También acumularemos oro, que sirve inicialmente para comprar objetos, hechizos, comida, sanaciones, etc. en tiendas, pero que también hace falta para muchas de las cartas de encuentros. Un bardo que nos pide dinero por una canción, un herrero en apuros económicos o bandidos que nos piden "el dinero o la vida" son sólo algunos ejemplos. Y por supuesto contamos con inventario: Desde el arma con que comenzamos (un hacha) a escudos, armaduras, cascos, anillos... además de otro concepto muy importante, el de las bendiciones y maldiciones; En las primeras partidas no hay, pero luego se vuelven un factor más a tener muy en cuenta, ya que las bendiciones nos ayudan en mayor o menor medida, pero las maldiciones nos pueden hacer la vida muy muy difícil cuando nos cae alguna de las mas cabronas. Aportan un nivel de dificultad algo aleatorio pero divertido al juego, aunque a veces acumulas varias y ya tiras la toalla de lo difícil que te lo ponen :)

Según nos movemos por el "mapa de cartas", estas se van dando la vuelta y mostrando su contenido. A veces tenemos simples decisiones, tipo "das algo de comida a la mujer hambrienta del camino?" y otras veces tendremos que jugarnos al azar determinadas acciones. Siempre son "tiradas" con 4 cartas de azar, y la dificultad viene representada porque hay 4 tipos de carta de azar: Éxito total, éxito, fracaso y fracaso total. Como os podeis imaginar las de fracaso total o pifias suelen tener resultados nefastos (perder dinero, comida o vida normalmente), las de éxito total suelen regalarnos algún objeto o ventaja por hacerlo tan bien, y las otras... depende de la situación y la carta a veces mas o menos. Estas cartas de encuentro son la belleza del juego, ya que ocurren historias contadas con unas pocas líneas y un par de decisiones: Encontrarte un culto de pinta sospechosa y decidir si pasas sigilosamente o les hablas, abrir un cofre que puede contener una trampa o no, incluso pactar con el diablo. Hay decenas y decenas de cartas y algunas tienen incluso varios desenlaces eligiendo la misma opción.

Screenshot

Pero dijimos que el juego tiene combates y aún no he hablado de ellos... Determinadas cartas, así como bastantes encuentros (sobretodo si fallas) terminan desembocando en luchas contra enemigos. Cuando esto sucede, las cartas se "mueven" a un escenario 3D donde lucharemos contra ellos al estilo Fable o Assassin's Creed. Siempre somos un guerrero y mayoritariamente se trata de soltar mamporros cuerpo a cuerpo, hacer fintas y esquivar o devolver ataques de proyectiles si llevamos equipado un escudo, pero podemos encontrar o comprar hechizos varios que permiten desde parar el tiempo y curarnos hasta lanzar todo tipo de hechizos a enemigos o hacerles que suelten oro adicional al ser golpeados. Los combates al principio son muy facilillos y parecen simplones, pero según se desbloquean las cartas pasamos a tener que luchar con hasta 6 enemigos por carta (y hasta creo que eran 3 cartas a la vez), algunos muy resistentes, otros escurridizos, otros peligrosos a distancia...

Los enemigos son clásicos pero variados y bien definidos: Humanos, esqueletos, hombres-rata, lagartos, minotauros, golems de lava... a lo que sumar los jefes y variantes cuerpo a cuerpo o a distancia. Mas las trampas del escenario/arena, que al principio son mínimas pero luego tendremos que andar con cuidado de no activar trampas de pinchos, cerbatanas, llamaradas y similares. Como hay bastante variedad de equipamiento los combates se hacen entretenidos y variados, teniendo que adaptar tus tácticas a lo que tienes y con qué te enfrentas. Los hombres-lagarto son duros pero lentos, los humanos caen rápido pero suelen ser bastantes, los jefes rata te envenenan... Sin ser increíble me entretiene bastante y cuando le pillas el truco algunas batallas son bastante épicas (¡que no fáciles!). Si ganamos a un boss termina la partida, pero normalmente tendremos que pasar varios bloques o sub-niveles antes de encontrarle.

Al principio las barajas de cartas son limitadas, ya que casi cada carta que tenemos tiene una marca dorada abajo. Según jugamos, cuando nos aparecen estas cartas y "las ganamos" (completamos su evento con un huge success si lo tiene o success sino, o derrotamos a al monstruo si era una criatura) el dealer nos otorgará al final de la partida un token, que siempre significa entre una y 6 cartas nuevas, cada una de ellas con otros tokens a desbloquear ;) Por supuesto el número de cartas es limitado, pero yo me he terminado el modo historia y aún tengo unas cuantas por desbloquear de cada (algunas son muy difíciles de "sacarles el token" al depender del azar), y este toque de unlocking hace que aunque tengas cartas que sepas que son "malas" para la partida (porque a lo mejor te piden la mitad de tu oro, por ejemplo) las uses al menos hasta desbloquear su token. Además muchas de ellas usan los tokens para continuar una historia: el bardo encuentra a unas damiselas músicas y forman una banda, los sectarios son vampiros de un culto liderado por un liche, y un demonio no para de pedirte bendiciones a cambio de objetos... hasta que al fin descubres sus motivos. Es de las formas más ingeniosas que he visto de hacer un unlock progresivo de opciones, invitándote a probar todas y cada unas de las cartas al menos una vez.

Visualmente el juego es muy bonito, los combates no tienn que envidiar a ningún action-RPG y tienen efectos y escenarios muy bonitos y variados (aunque pequeños, son todo pequeñas arenas). Las cartas se leen perfectamente y todo el juego intenta ser inmersivo y que parezca que juegas un juego de cartas mágico "dentro". Va muy fino y aunque parece que se le olvida guardarme la opción de resolución (vuelve a poner la de Windows que tengo muy baja), incluso a 720p se vé de maravilla (aunque cuanto mayor más nítido, claro está). Se puede manejar con pad o teclado y ratón y aunque a veces el ratón es incómodo en general lo prefiero al joystick.

Pero en este juego una cosa sobresale aparte de la mencionada inmersión: El audio. Cada carta tiene sus explicaciones cuando "se ejecuta", pero siempre tenemos al dealer de fondo hablándonos. A lo mejor nos cuenta una historia de la carta (que no la descripción de la misma), a veces bromea, a veces nos intenta desmotivar o se enfada porque le ganamos una criatura que esperaba nos derrotara... La voz actúa muy bien y el resultado es sobresaliente. Tardas en tomar una acción y te apremia o regaña, tomas una decisión y te intenta confundir con un "¿estás seguro que has tomado la decisión correcta?"... Es casi como jugar una partida de rol donde el dealer es el típico Dungeon Master.

El modo campaña son unas cuantas horas hasta derrotar a los 12 sicarios, mas luego intentar desbloquear las cartas que te queden te llevará otro tanto (yo aún no lo he conseguido), pero otra gracia del juego es que a mitad de camino del modo campaña desbloqueas el "Endless mode", que es el típico modo de un roguelike de "a ver hasta dónde llegas", adentrándote en infinitos niveles de creciente dificultad e inevitable destino final. En este modo además no elegimos cartas, sino que se juntan todas las que tengamos desbloqueadas, aportando una variedad inmensa de aventuras y escenarios nunca iguales.

Screenshot

Conclusiones

Una pequeña joya para amantes de juegos de rol. Aún tiene algún bug pequeñín que pulir (una vez se me quedó sin habla el dealer, algún cuelgue...) pero muchos tripe-A salen al mercado mucho menos pulidos de lo que Hand of Fate está ya.

Altamente recomendado si te gusta el género.


Categories: [adventure] [rpg] PC

Post date: 2015-01-03